Ejemplos de enfermedades autoinmunes

Las enfermedades autoinmunes son aquellas en las que el sistema inmunitario ataca a las células sanas del organismo por error. Aunque se desconocen las causas, estas enfermedades suelen ser hereditarias y se presentan mayormente en las mujeres.

A continuación te compartirnos algunos ejemplos de enfermedades autoinmunes

enfermedades autoinmunes

Alopecia areata

Este es uno de los ejemplos de enfermedades autoinmunes más conocidos, en la que el sistema inmunitario ataca los folículos capilares y aunque usualmente no representa un riesgo para la salud, puede afectar seriamente la apariencia de una persona. Sus síntomas incluyen la caída de mechones de pelo en la cabeza, el rostro y otras zonas del cuerpo.

Artritis reumatoide

Se trata de una enfermedad en que el sistema inmunológico ataca al revestimiento de las articulaciones en todo el cuerpo. Los síntomas más comunes de esta enfermedad incluyen dolor, rigidez, inflamación, deformación de las articulaciones, fatiga, fiebre, perdida de peso, inflamación de los ojos, así como enfermedad pulmonar.

Anemia hemolítica

Es una enfermedad autoinmune en la que el sistema inmunitario elimina los glóbulos rojos y debido a que el organismo no puede reponer esos glóbulos rojos lo suficientemente rápido, entonces el cuerpo no recibe el oxigeno que requiere para funcionar correctamente. Los síntomas incluyen la falta de aire, fatiga, mareo, dolor de cabeza, palidez, problemas cardíacos, color amarillento en la piel.

Diabetes tipo 1

En este caso es una enfermedad autoinmune donde el sistema inmunológico ataca a las células del organismo que producen la insulina. En consecuencia, el cuerpo no puede producir la insulina necesaria para controlar los niveles de azúcar en la sangre. Los síntomas de esta enfermedad incluyen tener mucha sed, orinar frecuentemente, bajar de peso, sentirse cansado o con hambre, heridas que tardan mucho en cicatrizar, sequedad y picazón en la piel, entre otros.

Cirrosis biliar primaria

Esta enfermedad se presenta cuando el sistema inmunitario destruye lentamente los conductos biliares del hígado. Cuando esto sucede, la bilis se acumula en el hígado y hace que el hígado se endurezca, cicatrice y eventualmente deje de funcionar. Las personas con esta enfermedad experimentan fatiga, picazón en la piel, sequedad en los ojos y en la boca, además de coloración amarilla en la piel en el área de los ojos.

Enfermedad de Hashimoto

En este caso se trata de una enfermedad que provoca que la tiroides no produzca la suficiente hormona tiroidea. Los síntomas de esta enfermedad incluyen debilidad, fatiga, incremento de peso, sensibilidad al frío, además de dolores musculares, inflamación facial, así como estreñimiento.

Enfermedad de Graves

A diferencia de las enfermedad de Hashimoto, en este caso sucede todo lo contrario, es decir, es una enfermedad que hace que la tiroides produzca demasiada hormona tiroidea. Cuando esto sucede, la persona comienza a padecer de insomnio, perdida de peso, sensibilidad al calor, transpiración, debilidad muscular, periodos menstruales escasos, temblor en las manos, ojos abultados.

Enfermedad inflamatoria del intestino

Esta es una enfermedad que produce una inflamación crónica en el tracto digestivo, siendo las más comunes la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. Los síntomas incluyen sangrado rectal, fiebre, fatiga, perdida de peso, ulceras en la boca, así como evacuaciones intestinales dolorosas.