Ejemplos de semántica

 

La semántica es la parte de la lingüística que se encarga de estudiar el significado (y los cambios de este a los largo del tiempo) en las palabras. La palabra semántica deriva del griego y quiere decir, justamente, sentido de algo o significado de algo. Asimismo, la semántica se puede clasificar en:

Semántica denotación

Es aquel sentido literal de una palabra. Por ejemplo: “Hoy llueve en Madrid”. Aquí el sentido de la oración indica que las condiciones climáticas son desfavorables para esa ciudad hoy y que ésta lloviendo. La denotación no permite dobles interpretaciones sino que el sentido de lo que expresa es literal (llano)

Semántica connotación

La connotación es aquello que se dice de forma indirecta. Es un tipo de significado comprendido o intensivo respecto de algo. Siguiendo el ejemplo anterior sería un enunciado connotativo el siguiente: “sigue lloviendo en mi corazón” puesto que no es posible la lluvia en el corazón sino que la connotación, en este caso, hace alusión a la tristeza y llanto de alguien por algo.

Semántica diacrónica y sincrónica

Otro aspecto que es importante destacar es que la semántica se estudia de forma sincrónica (es decir en un tiempo y lugar determinado) o diacrónica. Para explicar esta frase usaremos un ejemplo:

Ese niño es un burro

La palabra “burro” aquí se emplea como un sinónimo de “ignorante”, “tonto” o “falto de inteligencia”. Sin embargo, este concepto no siempre ha sido así ya que en la antigüedad, si a un niño se le decía “eres un burro” probablemente la persona no comprendiera que se le estaba queriendo decir y hubiera pensado en el animal de cuatro patas que es el burro. Lo mismo ocurre con las palabras cuando son usadas en una sociedad pero no necesariamente son usadas en otra. Esto es frecuente en el lenguaje informal o coloquial.

Por ejemplo en México la palabra “chingón” es usada como sinónimo de “bueno, agradable o simpático” pero esta misma palabra carece de sentido (significado) en otros países. Entonces, las palabras no tienen nunca un significado único, acabado sino que estas forman parte de una estructura abierta y en constante cambio gracias a las modificaciones que hacen las personas de este. De esto se desprende, que la semántica (es decir el estudio de las palabras y su significado) hay que comprenderla siempre de forma sincrónica, diacrónica, denotativa y connotativamente para entender el verdadero sentido de cada palabra.

 

Ejemplos de semánticas denotativas y connotativas

  1. Estos cítricos parecen muy jugosos (denotativo)
  2. Si seguimos por este camino financiero tendremos jugosas ganancias (connotativo)

 

  1. Esta palabra se escribe con la letra jota, no con la ge.
  2. Ella no había entendido ni jota lo que le había explicado la maestra

 

  1. En el parque de diversiones saltamos un gran obstáculo en el “castillo del terror”
  2. No debes saltar mi autoridad

 

  1. Esta noche las estrellas se ven muy brillantes
  2. Esa niña es una estrella

 

  1. El actor representaba a “Hércules
  2. Ese niño era tan fuerte y valiente como Hércules