Ejemplos de retrato

El retrato es una figura retórica en la que se expresa de forma conjunta una serie de características y cualidades físicas e internas de una persona a la que se está tratando de referir. Es una combinación de atributos y rasgos de carácter físico y psicológico de la persona, esta figura literaria se puede considerar entonces como una combinación de otras figuras literarias que son la prosopografía y la etopeya siendo la primera aquella que se encarga de expresar rasgos físicos de una persona y la segunda la que se encarga de describir los rasgos internos y psicológicos. Esta figura corresponde al grupo de figuras de pensamiento.

El retrato se puede encontrar con frecuencia en las adivinanzas y refranes, aunque puede ser usada en otros contextos. Por otro lado se puede definir al retrato también como una expresión artística en la cual a través de la pintura, escultura, fotografía u otro medio artístico se muestra a una persona, objeto o paisaje, siendo en este caso una representación precisa del elemento en cuestión.

Ejemplos de retrato

Ejemplos de retrato:

El tío Lucas era más feo que Picio. Lo había sido toda su vida, y ya tenía cerca de cuarenta años. Sin embargo, pocos hombres tan simpáticos y agradables habrá echado Dios al mundo. Luego venía la voz, vibrante, elástica, atractiva. Llegaba después lo que aquella voz decía: todo oportuno, discreto, ingenioso, persuasivo.

Ejemplos de retrato:

Mi padre se llamaba Esteban Duarte Diniz, y era portugués, cuarentón …  y alto y gordo como un monte. Tenía la color tostada y un estupendo bigote negro que se echaba para abajo. … Era áspero y brusco y no toleraba que se le contradijese en nada, manía que yo respetaba por la cuenta que me tenía. (Camilo José Cela)

Ejemplos de retrato:

Aunque había cumplido ya cincuenta y tres años, estaba tan bien conservado, que parecía mucho más joven. Era alto, enjuto de carnes, ágil y recio; con poquísimas canas aún; atusados y negros los bigotes y la barba […] Hombre de amenísima y regocijada conversación, salpicada de chistes, con que hacía reír sin ofender mucho ni lastimar al prójimo…

Fuente: Retóricas.com

Los visitantes han llegado aquí buscando:

  • Un ejemplo de retrato
Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *