Ejemplos de procrastinación

La procrastinación es un tipo de comportamiento en el que se deja para otro momento lo que uno puede y debe hacer ya sea una obligación o tarea cotidiana, esta conducta puede convertirse en un hábito hasta llegar a ser un trastorno en sus casos más extremos y que literalmente hace perder tiempo a la persona lo que le ocasiona problemas personales, familiares y laborales además de ser un factor que influye mucho de forma negativa en el desarrollo personal.

La procrastinación se puede dar en muchos aspectos de la vida de las personas, puede darse en niños y en adultos, en ambos casos se evita cualquier tipo de responsabilidad para hacer actividades que no tienen ningún objetivo más que el ocio como puede ser el caso de jugar videojuegos, ver televisión o simplemente dormir, esta conducta ha sido investigada sobre todo por especialistas en psicología y básicamente la persona que tiene este comportamiento tiene la idea de que el día de mañana será el más adecuado para hacer algo que se tiene planeado lo que lleva muchas veces a aplazarlo hasta que finalmente nunca se concreta.

Aunque pueda parecer una conducta normal y que a muchos les ha pasado, existen algunos factores que hacen que algunas personas sean más proclives a incurrir de forma frecuente en la procrastinación, entre dichos motivos pueden estar los siguientes: la inseguridad pues algunas personas pueden dudar de su capacidad para realizar ciertas actividades, la pereza es un factor que hace que la persona se sienta cansada incluso antes de hacer cualquier cosa, puede además estar cargada de algún pensamiento que le nubla la capacidad de realizar las cosas de forma correcta por lo que parece siempre confuso; una autoestima baja también puede afectar mucho la productividad de las personas lo cual le puede llevar a desarrollar el síndrome de procrastinación.

Ejemplos de procrastinacion

Ejemplos de procrastinación

  1. Un niño que evita hacer sus deberes por jugar.
  2. Un adulto que no quiere hacer tareas del hogar como lavar, cocinar, limpiar e incluso asearse generalmente por falta de voluntad para hacer las cosas o puede deberse a un trastorno más serio como la distimia o la depresión.
  3. Homero Simpson es uno de los personajes más populares y que es ejemplo claro de este tipo de conducta.
  4. Una persona que decide no llevar a cabo proyectos personales usando excusas como el no tener dinero, vivir en una zona alejada de la ciudad o aducir que no tiene tiempo suficiente.
  5. Las personas que se apuntan al gimnasio para estar en forma en verano  o como propósito de año nuevo y finalmente dejan de ir.
Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *