Ejemplos de ahorro de recursos

La naturaleza nos ofrece una gran cantidad de ejemplos de lo que podemos hacer para ahorrar en recursos naturales. Solamente es necesario dedicar algo de tiempo para observar y aprender a realizar labores similares a las de animales y plantas, los cuales nos indican el camino que debemos hacer tanto para evitar contaminar como para aprovechar todo lo que generamos.

Por ejemplo, los animales diurnos aprovechan las horas de luz natural para realizar la mayoría de sus trabajos, de modo que una de las mejores maneras de evitar consumir un exceso de energía es trabajar en lugares en los que haya luz natural, y en los que no la haya tratar de encontrar formas de permitir que el sol entre, como por ejemplo creando ventanas o colocando paneles que reflejen la luz de manera indirecta. El ahorro puede suponer hasta la mitad del consumo total de energía en algunos momentos.

El agua es otro bien escaso que podemos, y debemos aprovechar. Animales y plantas han aprendido a optimizar todo el agua que reciben acumulándola de un modo u otro en receptáculos o depósitos protegidos de elementos como el calor. Las plantas por ejemplo tienen un diseño que permite que el agua que les cae recorra todo el tallo y llegue hasta el centro de la raíz. Nosotros podemos hacer un uso responsable del agua recuperando la que utilizamos para lavarnos, por ejemplo, y aprovechándola para otras cosas, como regar las plantas de nuestra terraza. Si nos asusta que el agua tenga jabón, tengamos en cuenta que la tierra filtra la mayoría de las impurezas, de modo que normalmente este no afectará a nuestras plantas.

Agua, aire y energía son bienes muy escasos que conviene cuidar, y en la naturaleza podemos encontrarnos con grandes ejemplos que nos enseñan a aprovecharlos. Espero que os haya gustado estos sencillos ejemplos de como ahorrar en recursos.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *